Resumen

El asma es una enfermedad común en la infancia que puede causar sibilancias (silbidos al respirar), dificultad para respirar y tos. Aunque no sabemos qué causa el asma, sí sabemos que es una hipersensibilidad de los pulmones y está relacionada con alergias y eczema. A lo largo de la vida, el asma puede causar daño pulmonar permanente. Cada año, aproximadamente uno de cada 20 niños con asma es hospitalizado por complicaciones de esta misma.

Aunque no existe una cura, se han logrado avances significativos en el control de los síntomas del asma. Si se maneja adecuadamente a través de medicamentos y otros tratamientos, los niños con asma experimentan menos ataques de asma, menos ausencias en la escuela u otras actividades y menos visitas al hospital. El CDC recomienda ayudar a los niños a aprender a controlar su asma mediante el desarrollo de un plan de acción para el asma. Para desarrollar un plan de acción contra el asma con su propio hijo, use el formato gratuito proporcionado por los CDC aquí.

Manejo del asma infantil

Los padres y cuidadores pueden ayudar a controlar el asma al:

  • evitar los desencadenantes del asma como el humo del tabaco, el pelo de las mascotas y la contaminación del aire.
  • aprender sobre el asma y cómo reconocer las señales de alerta de un ataque de asma.
  • asegurarse de que los niños usen su medicamento de control del asma según sea recetado (para aquellos niños que usan un medicamento de control diario).
  • comunicarse con las escuelas, amigos y familiares y proveedores de atención médica sobre el plan de acción y los síntomas del asma del niño.

Los médicos, enfermeras y otros proveedores de atención médica pueden:

  • enseñar a los niños y a los padres a controlar el asma mediante el uso de un plan de acción personalizado compartido con el personal de la escuela y otros cuidadores.
  • trabajar con personal de la salud de la comunidad, farmacéuticos y otros para garantizar que los niños con asma reciban los servicios necesarios.
  • trabajar con los niños y los padres para evaluar el asma de cada niño, prescribir los medicamentos apropiados y determinar si las visitas domiciliarias ayudarían a prevenir los ataques.

¿Cuándo está bien controlado el asma?

El CDC comparte que el asma infantil se considera bien controlada si:

  • los síntomas del asma ocurren no más de dos días a la semana y los síntomas no interrumpen el sueño más de una o dos noches al mes.
  • todas las actividades normales se pueden completar.
  • no hay más de un ataque de asma al año que requiera tomar una pastilla o líquido durante varios días para tratar el ataque.
  • los medicamentos de alivio rápido no se necesitan más de dos días a la semana.

Conectando con el cuidado médico

Además de los pasos anteriores para proporcionar un entorno positivo para controlar el asma, es importante programar citas periódicas con su proveedor médico para asegurarse de que el asma de su hijo se controle adecuadamente y se utilicen los mejores medicamentos. Para obtener información adicional, consulte estos recursos de Healthy Children.